2 de agosto de 2009

¡Nuestro caribe!


De América central a Europa.
De México a España.
De Veracrúz a la Costa del sol.
Del Golfo de México a orillas del mediterráneo.
¡Nuestro caribe!























¿Y qué has hecho? Para: Fernando del Paso.

Y te esperé Max, sentada a la mesa, te esperé toda la tarde y no llegaste. Te esperé quince años. Te he esperado sesenta y no has llegado. Y mientras tanto aquí me tienes Max, sin probar bocado.

FERNANDO DEL PASO.



No importa que hayas muerto, siempre estarás vivo en el fondo de mi corazón.

FERNANDO DEL PASO.


Morir, claro, es más fácil que seguir vivo. Estar muerto y cubierto de gloria es mejor que estar viva y sepultada en el olvido.

FERNANDO DEL PASO.



No todos los días puede matar a alguien con el peso de las letras.

FERNANDO DEL PASO.



¿Que has hecho tú dime?, aparte de morirte en México.

FERNANDO DEL PASO.

Navegando a dos velas en honor a Fernando del Paso.

Benito Juárez a Maximiliano, Emperador de México:

Es dado al hombre hacer de sus virtudes un crimen y de los vicios propios una virtud, pero hay una cosa que esta fuera de alcance de la perversidad y es el tremendo fallo de la historia. Ella nos juzgará.

FERNANDO DEL PASO, NOTICIAS DEL IMPERIO.






Me gusta navegar, me fascina el mar y todo lo que tenga que ver con él. Estas vacaciones las disfrute en el Caribe mexicano, en las playas de la Riviera Maya, en el mar de Cancún, de Playa del Carmen y de Isla Mujeres, en este viaje me acompañaron mi familia, amigos y Fernando del Paso con su libro Noticias del Imperio.

Lo menos que puedo hacer ante la fortuna de poder leer la novela total que maravillosamente escribió en un periodo de diez años, es rendirle un homenaje muy a mi manera y expresarle mi agradecimiento por la riqueza contenida en cada una de las cuartillas del libro. 

Leerlo, sobre y ante el mar caribe, me llevo a introducirme junto con él en un oleaje interminable de narrativa que uno como lector no desea que se acabe nunca, por eso GRACIAS.








Mi carne Maximiliano, nació para sentir el calor de las manos de los hombres, mi piel nació para ser amada por las nubes, por las mariposas, yo vivo desnuda en una habitación llena de mariposas ciegas que con la punta de sus alas acarician mi vientre y los muslos, las corvas, la orilla de los parpados.

Mi carne Maximiliano, entérate, aunque sea muy tarde, mi carne nació para ser amada por el agua. Yo camino desnuda por el mundo y la lluvia me baña de caricias y el granizo se vuelve hilos de cera derretida que bajan por mi cuerpo y lo lamen y lo abrasan. Y para el agua del mar, para el agua del mar nació mi carne, para que sus lenguas azules y tibias, su espuma amarga, beban de mi vientre y de mis muslos.

FERNANDO DEL PASO, NOTICIAS DEL IMPERIO.





¿Te dije alguna vez que antes de que tu llegaras a mi carne jamas había conocido ni el deseo ni el placer?, eso también, Maximiliano, escúchame bien aunque estés muerto, eso también fue una gran mentira. No sabes Max, no sabes, jamas supiste, ni te imaginaste como te hubiera querido, como me habrias amado si tan solo me hubiera atrevido a decirte quien era yo, quién soy, quién seré siempre. Mi carne Maximiliano, escúchame, escúchame aunque sea muy tarde: mi carne nació para el amor.


FERNANDO DEL PASO, NOTICIAS DEL IMPERIO.